lunes, 3 de mayo de 2010

Un cazador en apuros

El Domingo día 25-4-2010, al punto de la mañana mi objetivo era poder ver el Zarapito trinador (Numenius Phaeopus) qué había visto el día anterior.
Mientras observaba limícolas qué había en la zona se me fue pasando la mañana allí entretenido intentando fotografiar en vuelo alguna Gaviota reidora (Larus ridibundus) cuando de repente levantaron el vuelo todas las aves gritando, desapareciendo a su vez del lugar. Instintivamente mire al cielo y me di cuenta qué habían visto aparecer por la zona un Halcón peregrino (Falco peregrinus) acto seguido observe qué este se lanzo en picado atacando a una gaviota reidora qué se había quedado en el campo regado, esta no quería volar y el halcón no quería mojarse y esperaba a que ella levantara algo el vuelo para capturarla, pero ella cuando era atacada se intentaba esconder bajo el poco agua qué había, aplastándose contra el barro, el halcón le propinaba sin parar un ataque detrás de otro, le pude contar hasta 10 ataques, en uno de ellos consiguió capturarla llevándosela volando, pero le debía de pesar bastante porque iba perdiendo altura y temiendo caer al agua tuvo que soltarla antes de llegar a la orilla del campo (estos momentos no pude fotografiarlos) y vuelta otra vez, no paraba de perseguirla, la gaviota cada vez estaba más cansada y se movía menos, pero aún estaba viva, sus gritos de desesperación eran más patentes y de repente llego lo inesperado. Ha aparecido otra Gaviota en la zona a ayudarle, pero no era reidora si no una Gaviota patiamarilla (Larus michahellis), esta especie de gaviota dobla en tamaño a la reidora y es muy fuerte. La gaviota patimarilla perseguía al halcón a toda velocidad dándole alcance y este en vuelo bajo y algo cansado no podía quitársela de encima, teniendo que hacerle varios quiebros para no ser capturado por la patiamarilla, al final tras varias persecuciones el cazador se encontraba en apuros y tuvo qué abandonar la zona, salio volando muy lejos con la gaviota patiamarilla pisándole los talones, perdiéndolos a los dos de vista. Espere a ver quien de los dos volvía, el halcón o la patiamarilla, pero ninguno lo hizo. Ni los documentales superan esto, qué pasada. Allí solo se quedo la gaviota reidora y yo, andarríos, cigüeñuelas, todos desaparecieron.
Bueno siento no haber podido fotografiarlos mejor, pues me fue muy difícil poder fotografiar el Halcón a toda velocidad atacando a la reidora, la mitad de las veces cuando lo he pillado algo nítido, lo he cortado por la mitad. Pero esto no es tan importante, lo importante me lo llevare guardado en mi mente, que es la fascinante observación de aquellos instante.
El caso es qué parece un halcón peregrino joven, posiblemente sea una hembra por el tamaño tan grande de este. ¿Puede ser?
Esperando os haya gustado la historia de este cazador en apuros. Un saludo cordial

5 comentarios:

  1. Manuel ni en los mejores documentales de la BBC o Felix Rodriguez se puede describir de tal manera que nos haces sentir hasta envidia de la experiencia.no me extraña lo de las fotos como para estar mas atento que a la propia realidad el ,momento,un abrazo y a disfrutar que ya veo que no te sobra.

    ResponderEliminar
  2. Genial, Manuel. La verdad es que no te pierdes una.

    Guillermo

    ResponderEliminar
  3. Muy buen relato, gracias por compartirlo.

    Mario

    ResponderEliminar
  4. En el sitio adecuado y en el momento justo. Enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
  5. espectacular reportaje, un documento buenisimo,hasta para los menos entendidos como yo que no distingo un jilguero de un avestruz es espectacular,,,,, un abrazo primo.
    Agustin

    ResponderEliminar